Buscar este blog

martes, 22 de mayo de 2012

LA PRINCESA TURANDOT

                      
LA PRINCESA TURANDOT

La princesa turandot nació buena por naturaleza pero fue la sociedad quien la corrompió convirtiéndola descarada, insolente y algo vulgar a pesar de su depurada estirpe pensada para la categoría de un Señor.

A base de mucho esfuerzo y paciencia condimentados a partes iguales con dedicación y constancia sin olvidar el delicado y exquisito esmero –no sin pesares ni fracasos como cualquier amor sentimental-, el príncipe Calaf supo tallar sumisa esa piedra de cristal de roca con cortes en facetados donde resplandecía como lo que es siendo el resultado de todo ese trabajo: Reflejo de su Señor.

Cada defecto de la princesa turandot era una superación a la vez que un reto para su Señor sin importar el tiempo dedicado sólo pensando que al final de ese oscuro camino se encontraba el brillo de su imagen y semejanza. No obstante no fue fácil tallar y pulir ese cristal tan delicado como duro con sus muchos defectos a corregir pues se consigue más por la sumisión con disciplina y orden que no por otros caminos equivocados y sin ningún rumbo, lejos de ese fruto poder mental que se ejerce sobre su prometida sumisa.

Todos estos defectos genéricos a cualquier mujer indomable por sistema no son otros que objetivos a superar de fronteras o barreras dignas de un Señor que se precie de poseer ese Alma escondida a la vez que llena de belleza, en su entrega por Él.

La mente de la princesa turandot antes de mujer sumisa fue mujer y como tal muchos deseos están en su cerebro guardados, en secreto, en forma de apartamentos como cristales de roca Swarovski llenos de brillo si la luz que reciben les sabe iluminar con esa magia especial que se desprenden de unas manos que cuidan, guían y guardan adecuadamente con la inspiración de poderlo escribir.

Esa entrega, sentir y percibir esa Alma oscura que tallada y pulida en muchos lados biselados forman ese prisma que son de un mismo cuerpo y sentimiento de Dos seres, como dos gemelos de Swarovski, preciados con valor por su Señor, Amo y Dueño.

El príncipe Calaf se convirtió en Rey.

{Rey}
video