Buscar este blog

sábado, 8 de marzo de 2008

no somos quien aparentamos ser


Zoo es una historia tan real como la mia... o la tuya... o la suya, que no está planteada desde la perspectiva del BDSM, pero que por supuesto despertará la atención de los amantes de las yeguas, las perras, las conejas, las cerdas y cualquier otra mascota doméstica y domesticada. Voy a ser franca, hace tiempo contemplaba la zoofilia con absoluta repulsión, y no termino de comprender la idea central de Mr. Hands "porque les amamos, nos los follamos"... pero un día, un Amo me dijo en una charla distendida "si a mi esclava se la follara un perro, yo no podría volver a usarla jamás", nunca ha dejado de retumbar esa frase en mi cabeza. Si yo fuera Él... estaría orgulloso de mi esclava; pero, no obstante agradecí su franqueza porque hay cosas muy dificiles de decir y temas muy delicados que tratar. Y aquella charla de tarde ociosa hizo que la curiosidad anidara en mi y comenzara a apasionarme, y a investigar, y a comprender.

No todos somos quien aparentamos ser, pero todos, todos, tenemos el derecho fundamental e inalienable de reinventarnos cada día, de comenzar de nuevo cada dia sin responder a jefes, familia, memoria histórica, o incluso Amos, o al menos, de ejercerlo de vez en cuando sonriendo para no asfixiarnos.

La historia de Zoo es tan real como simple, un amante de los caballos, que se gana la vida ofreciendo su cuadra por internet a otros que tampoco aparentaban ser quienes eran, fallece tras una sodomización (no sé si es el término correcto en estos casos, porque hay todo un lenguaje técnico en zoo); y, oh, oh, las autoridades norteamericanas descubren todo el pastel.

Lo que me duele es leer en blogs los comentarios de todos aquellos que con morbosidad ven el documental para luego ridiculizarlo abiertamente... pero ese es otro tema.
Gracias por leerme.


2 comentarios:

Pinkerton dijo...

Entré por casualidad, si se puede llamar casualidad a algunas cosas, y me pareció oportuno comentar algunas cosas. En primer lugar, felicitar a la autora del texto, por sus lúcidos comentarios. En segundo lugar, hay millones de temas, aunque algunos nos puedan parecer sencillos, difíciles de expresar si no encontramos al interlocutor oportuno. A veces, por que no aparece esa persona, a veces, por que aunque aparezca, pensamos que no nos puede entender. La zoofilia es otro de esos temas. Sinceramente, lo desconozco, no voy a presumir de conocer lo que ignoro, pero quizá por eso entienda mejor la curiosidad de la autora de este texto, y el deseo de comprender, al fin y al cabo, desde el primer autor de mitos, pasando por los filósofos griegos hasta los cientíicos actuales, tratan precisamente de entender y explicar, aunque ciertas cosas parezcan casi imposible de expresar. El tercer punto que me parece digno de mención es la franqueza, creo que en ciertos grupos llamémosles herméticos, la ranquea, la posibilidad de hablar sin tapujos, sincerarse, expresar anhelos, deseos y, también, ¿por qué no?, miedos y aprensiones, es fundamental, por lo que se agradece aun más esa sinceridad que rebosa por todo el texto. El cuarto punto, es el derecho a reinventarnos, e el que no me extenderé pues e cierto modo ha sido comentado anteriormente y por último entiendo perfetamente la denuncia sobre la hipocresia de aquellos que miran con morbo disimulado, sin embargo, nada sorprendente, ua sociedad mediocre y , la nuestra, pese a quien pese, lo es, solo puede dar, y ya lo dijo Ortega y Gasset, hemipléjicos morales.

Bueno no me enrollo más no quiero acaparar un protagonismo que no me corresponde. Lo dicho, felicitar a la autora por que con su texto me ha hecho pensar.

Saludos

caos dijo...

sinceramente, no esperaba que mi diminuta contribución fuera tan bien acogida, y mucho menos merezco tales alabanzas... no vaya a ser que mi ego explote :) y la liemos, que inflado está. Creo que es muy valioso por infrecuente tener la oportunidad de hablar y manifestar opiniones desde la perspectiva de las esclavas... todo ello sólo se lo debemos agradecer a stigia, que gracias a su sueño hace que nos acerquemos un poquito más a nuestras ilusiones.
PD amenazo con seguir escribiendo ;)